domingo, 16 de septiembre de 2012

INTRODUCCION

Desde su aparición en la tierra el hombre  ha sido el personaje principal en la
degradación del  ambiente, a  su vez ha contribuido a grandes descubrimientos que han servido en diferentes campos de la ciencia, sin embargo, estos generan una serie de contaminantes con los consecuentes riesgos a la salud(1),además, En los escritos de Hipócrates encontramos que en la antigua Grecia se consideraba que la salud representa la unidad del ser humano con su entorno, y que por lo tanto para que aquel alcance  y conserve su salud debe respetar y conservar limpio el medio ambiente.(2)

En cuanto a la historia más cercana de los RPBI podemos referir que durante la epidemia de viruela que asoló a México en 1797, el Arzobispo Núñez de Haro, ordeno  que se sepultaran los cadáveres de los enfermos de viruela para evitar el contagio, después de echar cal viva en los ataúdes.  Es con este tipo de medidas que durante la Colonia y hasta bien entrado el siglo XIX, en nuestro país se establecieron medidas de saneamiento ambiental obligatorias tendientes a tratar de controlar las frecuentes epidemias que diezmaban a la población por su gran letalidad.(3) Ya para el año  de 1847, Ignaz Semmelweis se dio cuenta de que la principal causa de las fiebres Puerperales era la exploración de las pacientes realizada por estudiantes de medicina  cuyas manos estaban  impregnadas de los restos de las autopsias de las fallecidas, la mayoría por la misma  enfermedad. Sus observaciones dieron la pauta para que los médicos  incorporaran a su práctica la obligación del lavado de manos a fin de eliminar los residuos  Infecciosos. (4)Más tarde el hallazgo de jeringas flotantes en las costas de Nueva York en los veranos de 1987 y 1988,(5) suscitó la legislación del confinamiento de la basura hospitalaria en Estados Unidos, mientras en México los Institutos Nacionales de Salud iniciaron un programa formal de vigilancia y control, editando en 1989 el Manual de control de infecciones nosocomiales  para hospitales generales y de especialidad.(6)este  gran evento registrado dio la pauta para que se llevara a cabo  el Convenio de Basilea y adoptado con sus seis anexos el 22 de marzo de 1989 por 116 países signatarios y entró en vigor el 5 de mayo de 1992. México depositó su instrumento de ratificación el 22 de febrero de 1991. En la actualidad, el Convenio cuenta con 64 partes contratantes habiendo celebrado ya tres reuniones de la Conferencia de las Partes. (7) Posteriormente en 1991, la Dirección General de Salud Ambiental de la Secretaría de Salud inicia los trabajos tendientes a elaborar una norma de Residuos Peligrosos Biológico-Infecciosos (RPBI)(8), que finalmente es emitida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT),en  el año de 1995 se publico en el diario oficial de la federación la primera norma para regular el manejo de los Residuos Peligrosos  Biológico Infecciosos (RPBI).(9)

La difusión de la NOM-087/ECOL-95, en el Instituto Mexicano del Seguro Social, se realizó en el año 1997 a través de la capacitación al personal involucrado en la generación y clasificación de los RPBI. La capacitación se impartió con metodología tradicional y tecnología educativa, sin obtener resultados favorables en la adecuada separación de estos. (10)

No está fuera de nuestro conocimiento que  cumplir con estas aspiraciones (el buen manejo de los RPBI) no ha sido fácil y el IMSS a implementado muchas aunque no variadas soluciones.
Con base en el Conocimiento científico se realizaron las modificaciones a los criterios para la clasificación de los RPBI, asentados en la NOM-087-ECOL-SSA1-2002. La cual  sustituye a la NOM-ECOL-1995 .De esta manera  los residuos que en el pasado fueros considerados peligrosos (orina, copro  torundas manchadas de sangre), ahora dejan de ser considerados como tales y pueden ser manejados como basura común disponiéndose en sitios autorizados por el municipio de conformidad con la NOM-083-SEMARNAT-2003. (11). Esto trae consigo la disminución del gasto por manejo de RPBI. (12) pudiendo utilizar mejor los recursos para la adquisición de otros materiales y equipos necesarios para la atención médica de estos establecimientos. además de la frase que se plasma en  la  guía para el manejo de los residuos peligrosos biológico-infecciosos en los institutos y hospitales del sector salud “el ser humano y sus excretas,secreciones,etc,son los mismos donde éste los genere(hogar, centro de  trabajo,hospitales,etc.)” esto significa que las excretas,orina,flujo menstrual,etc. De un paciente son idénticos estando en casa o en el hospital, y por lo tanto no hay por qué darles un manejo diferente al que se les daría. (13)

 La  Norma Oficial Mexicana NOM 087-ECOL-SSA1-2002 establece: Para que un residuo sea considerado RPBI debe contener agentes biológico infeccioso, cualquier organismo que sea capaz de producir enfermedad para ello se requiere que el microorganismo tenga la capacidad de producir daño, este en una concentración suficiente, en un ambiente propicio tenga una vía de entrada y estar en contacto con una persona susceptible. (12).

 Las recomendaciones conocidas como precauciones estándar incluyen el lavado de manos, uso de guantes, bata, cubrebocas, lentes, manejo de material punzocortante y manejo de ropa sucia son para evitar la propagación de agentes infecciosos y cuidar la  salud del personal que labora en el hospital. (14) en una investigación de 2003 el 72% de las enfermeras coincidieron  en que la sangre es uno de los fluidos potencialmente infecciosos. En el caso de haber sangre derramada en el piso el 22.23% refiere  la inactivación como acción inmediata y ante la exposición de fluidos infecciosos, por lesión con aguja el 71.72% contesto que realizarían un lavado inmediato con agua y jabón. (15).En otra investigación se cuestiono sobre si es necesaria la clasificación de la basura en el hospital respondiendo el 98.63%afirmativamente sin embargo el 75.34% conoce la clasificación correcta de  los RPBI y la basura municipal. Y el manejo de material infectado 56.16% le da un manejo adecuado. (16).mientras que el  38% de las enfermeras admiten haber adquirido una infección  hospitalaria en algún momento de su vida laboral. (17)todo lo anterior nos indica que los resultados de Montaño son aceptables en los cuales indica que  los grupos más expuestos, son los trabajadores de la salud, especialmente en las áreas de enfermería y el personal de limpieza, seguido de los trabajadores que manipulan estos desechos fuera del hospital. Los índices anuales de lesiones oscilan entre 10 y20 por 1000 trabajadores de la salud y 180 por 1000 de trabajadores del saneamiento ambiental. (18) Por ello la importancia de capacitar al personal multidisciplinar









                                                 NIVEL DE CONOCIMIENTO



EL conocimiento y aplicación de la NOM-087-ECOL-SSA1-2002 resulta de suma importancia ya que el buen manejo de la misma no solo redunda en un mayor ahorro económico, sino también en una mayor protección al ambiente puesto que en la actualidad las cuestiones tanto económicas como políticas sobrepasan la ignorancia al saber que la incorrecta aplicación de la NOM mencionada afecta categóricamente a la sociedad, al ambiente y en su mayoría al personal de salud.
Más aun al tener en cuenta que el ahorro que pudiese conseguir obtenerse de estos programas puede redituar en un mayor presupuesto para la atención a los pacientes, en ocasiones la tradición que se maneja en torna a los RPBI se traslapa sobre lo que es correcto, es por esta razón que es para mí un reto personal instaurar en cada integrante de este proyecto la NOM-087-ECOL-SSA1-2002.

La aplicación de este proyecto resulta práctica, factible, económica e interesante, primero identificando el nivel de conocimiento sobre la NORMA 087 y posteriormente realizando una estrategia educativa tradicional y realizando una evaluación posterior para comparar la ganancia de conocimiento.


SOLUCION PROPUESTA:
CAPACITAR AL PERSONAL.
EVALUAR CONSTANTEMENTE.
CORREGIR LOS ERRORES ASI COMO LAS DEFICIENCIAS SOBRE EL MANEJO DE RPBI.



video